Novelas mas vendidas sobre el genero medioambiental

Por desgracia mis libros aún no se encuentran entre las novelas mas vendidas. Este es un tema bastante complicado cuando no se cuentan con los recursos necesarios. Desde una editorial pequeña como la mía (SAR Alejandria) es imposible competir de tu a tu con novelas que sin ser de mejor calidad (tampoco digo que sean de menor) si pueden exhibirse en muchos lugares donde a nosotros nos es imposible llegar.
En mi primera novela, Los codices de Cesarea, me pateé media España, viniendo desde Hamburgo donde vivo. Hicimos numerosas presentaciones en Castellon, Barcelona, Madrid, Logroño y pequeños pueblos, para poder firmar 4 o 5 ejemplares. Obviamente esta afición de escritor es deficitaria pues solo en gasolina y autopistas se pierde mucho mas que el margen que queda por la venta de los libros.
De todas formas esta es una afición que para mi solo se ve recompensada con el cariño de los lectores y los comentarios que te puedan hacer. No es necesario estar entre los libros mas vendidos para que la gente aprecie tu obra y eso vale mucho mas que el tema económico.

Mis libros no están entre las novelas mas vendidas.

Los codices de Cesarea
El druida de Britania

Un pequeño texto de El druida de Britania.

Capítulo 1
Gstaad (Suiza)
Enero de 1.987
La noche empezaba a caer sobre el valle que comunicaba los pequeños y pintorescos pueblos de Rougemont y Saanen. La nieve se había tornado ventisca, lo que impedía la visibilidad del autobús escolar que transitaba por sus angostas carreteras y que hacía ya casi dos horas que había partido desde el elitista y exclusivo colegio privado de Le Rosey, en la cercana localidad de Rolle, a orillas del lago Leman.
Hacía más de media hora que deberían haber llegado a su destino en la ciudad de Gstaad, pero las condiciones meteorológicas, con aquella imprevista tormenta, les había trastocado los planes.
El autobús avanzaba con dificultad circulando en paralelo al río Saane, que, en dirección contraria, discurría desde las fuentes del Arplistock hasta morir en su homólogo el Aar, al sur de la ciudad de Berna.
Aquella situación empezaba a preocupar al experimentado conductor. Sabedor del peligro que aquella ventisca acarreaba y consciente de lo singular del pasaje, decidió aminorar aún más la marcha en pos de mayor seguridad.
Un rápido vistazo a su derecha le sirvió para confirmar que la persona que había sentada en la primera fila de asientos compartía la misma inquietud.

Recent Posts

Leave a Comment